VOLVER
        AL MENÚ

        Para contar como siendo fotógrafa de Bodas llegué a realizar esta preciosa sesión de familia en el Faro de Trafalgar debo remontarme a una mañana de Julio, cuando por fin nos conocimos en persona esta familia tan bonita y yo. Desde el primer momento hubo un gran feeling, tanto con ellos como con sus hijos, y cuando nos pudimos poner cara, parecía que nos conociéramos desde siempre.

        Estuvimos conversando de todos los detalles para su Boda, las ideas que tenían, cómo habían pensado organizar la celebración, sus ilusiones, etc. Para mi, como fotógrafa de Bodas en Cádiz no hay cosa que me guste más que conocer de primera manos todos los detalles del gran día. Formar parte de ellos, ser una más, ya que sólo viviendo la historia de la mano con ellos, en primera persona, puedo narrar y transmitir realmente este capítulo  de sus vidas. Contar a través de imágenes todo aquello que transcurre, porque si lo siento y lo vivo, puedo contarlo. Es así de sencillo.

        Juani y Juan, que así se llaman estos dos bonitos, no dudaron ni un instante en qué querían hacerse la sesión de preboda, ya que nunca habían tenido la oportunidad de hacerse fotos ellos dos solos y les apetecía mucho. Pero a la vez me comentaron que no tenían fotos de familia con sus dos pequeños, Pablo y Martín, que crecían por días y que se lamentaban de no haberse hecho fotos de familia con ellos antes porque es un bonito recuerdo para el día de mañana. Y como nuestro trabajo es contar historias reales, les propuse realizar una sesión de familia a la vez que una sesión de preboda, que aunque fuesen pequeños y corriesen como el viento, seguro que podríamos hacerlo.

        Decidimos realizar la sesión de familia en el Faro de Trafalgar, un lugar mágico con una luz que te envuelve y te llena de paz.  A pesar de que es un lugar bastante transitado porque tiene la puesta de sol más bonita del mundo, estábamos seguros de que íbamos a encontrar rincones perdidos que nos permitieran ser nosotros mismos y disfrutar del momento.

        Aquella tarde, la complicidad que sentíamos era lo que predominaba en el ambiente por lo que fue todo realmente fácil, buscábamos fotografías sin posados, naturales, fotografías reales y con dos pequeños corriendo de aquí para allá es realmente lo que se consigue, naturalidad. En sus caras se reflejaba la alegría y el amor que se tenían, tanto como familia unida como por pareja de enamorados. Decir que Pablo, el hermano mayor de Martín se preocupaba de cuidarlo en todo momento, por lo que nos ayudó mucho a que todo saliese bien, y muestra de ello son estas imágenes donde se refleja el amor que sienten, la armonía y tranquilidad que reflejan y sobretodo lo bien que lo pasamos, un recuerdo para siempre, que en definitiva eso es lo que buscamos, que nuestros recuerdos perduren en el tiempo.

        0 COMMENTS

        Leave a Comment

        Your email address will not be published. Required fields marked *