VOLVER
        AL MENÚ

        Para mi, las sesiones de Postbodas siempre tienen ese algo especial, una mezcla de ilusiones y anhelos, envuelta con una dosis de dulzura  y  mucha delicadeza. Por este motivo, la Postboda en el Castillo de Santa Catalina en Málaga de Carmen y Antonio no podía ser menos. Ya que son del tipo de personas que con tan sólo mirarse desprenden amor y admiración el uno por el otro.

        Ellos, decidieron celebrar su Boda en el Castillo de Santa Catalina, un lugar precioso, con mucho encanto y romanticismo, ideal para celebrar bodas al aire libre bañadas por el sol de Málaga y arropadas por las increíbles vistas del azul del mar.

        Carmen y Antonio celebraron su gran día rodeados de familiares y amigos, se tomaron las cosas con calma ya que querían disfrutar de cada momento, compartir el máximo tiempo posible con sus invitados y no tener que preocuparse por nada más. Por ello tenían muy claro que querían hacer una Postboda, ya que deseaban poder guardar en su memoria una sesión íntima  en aquel precioso lugar.

        Tenían muy claro que lo que querían era poder tener una tarde para ellos dos, sin prisas, sintiéndose cómodos, tranquilos, disfrutando y saboreando cada instante. Volver a sentir la magia y el deseo de vestirse con su traje y su vestido, pero esta vez estando simplemente ellos, sin nadie más. Ayudarse mutuamente como un ritual de amor, prestando toda la atención a cada detalle y sabiendo que esa tarde sería muy especial, ya que sería la tarde en la que pondrían el broche de oro a uno de los capítulos más bonitos de su vida, no siendo el último ya que les espera grandes sorpresas e ilusiones a lo largo de su camino juntos.

        0 COMMENTS

        Leave a Comment

        Your email address will not be published. Required fields marked *